Una jarra de barro

Dos amigos mios me plantearon una hipótesis curiosa: Supongamos que se descubre vida inteligente en otro planeta, Marte, por poner uno, ¿cuál debería ser la misión de la Iglesia?. ¿Habría que ir a Marte a evangelizar a los marcianos?. Si Jesucristo redimió con su muerte a la humanidad ¿serviría también para la “marcianidad” o tendría que realizar (o haber realizado) otro tipo de redención para ellos?. Si ya es difícil hoy en día hacer entender a muchos pueblos y personas el mensaje de Dios hecho hombre en la Palestina del Siglo I, ¿cómo leches se lo haríamos entender a los habitantes de otros planetas?.

Mis amigos no sólo me plantearon estas cuestiones, si no que me “obligaron” a contestarlas a través de este blog, del que son ocasionales lectores. La verdad es que hablar de la evangelización de los marcianos es un tema que no me despierta ninguna pasión, evidentemente…

Ver la entrada original 696 palabras más